Comprobación de la profundidad de campo

Cuando un objetivo fotográfico está montado en el cuerpo de cámara siempre tiene el diafragma abierto al máximo. Independientemente de con qué nºf vayamos a realizar la toma, el diafragma estará totalmente abierto hasta el momento de pulsar el botón disparador. La consecuencia de esto es clara: la profundidad de campo que estamos viendo -si estamos visionando a través del visor directo- es la mínima posible (mínimo nºf).

Imaginemos que vamos a realizar la exposición a f/16. Mientras miramos a través del visor estamos viendo la escena tal y como sería expuesta con un f/2,8 (si ese fuera nuestro mínimo diafragma). El resultado será una fotografía distinta a la que estábamos viendo.

Si exponemos con el diafragma más abierto sí coincidirá con lo que estábamos viendo. Si no es así, podemos hacer uso del botón de comprobación de profundidad de campo (siempre que nuestra cámara lo tenga).

© Nikon. Botón de comprobación de profundidad de campo.

Al pulsar el botón de comprobación de PDC el diafragma cierra al nºf seleccionado para la exposición. Esto hará que veamos la PDC de toma. Lo que también ocurre es que se pierde luminosidad y en muchas ocasiones -si la iluminación de la escena es escasa- se hace complicado poder observar el efecto.

Podemos también ir cambiando el nºf mientras mantenemos pulsado el botón de comprobación de PDC; de esta forma vamos viendo el cambio y podemos decidir qué diafragma es el que más nos interesa.

Cuando miramos a través de la pantalla en modo live view no existe este problema. El diafragma se sitúa automáticamente en la posición de nºf de toma y por tanto estaremos viendo exactamente lo mismo que fotografiaremos.

 

Jorge A. González Ferriol

proyectosfotograficos.com

info@proyectosfotograficos.com